Share
Infundado sostener que cigarros electrónicos mataron a joven de SLP

Infundado sostener que cigarros electrónicos mataron a joven de SLP

Redacción

La organización ProVapeo afirmó que es irresponsable asegurar que la muerte de un joven en San Luis Potosí a inicios de este mes fue por usar cigarros electrónicos, pues mientras no se concluya la autopsia no es posible llegar a un veredicto definitivo.

Roberto Sussman Livosky, presidente de la institución, afirmó que no se deben señalar responsabilidades arbitrarias respecto al deceso del joven potosino de 18 años, pues recordó que en Estados Unidos, después del análisis correspondiente, se concluyó que la muerte de 26 personas no respondió al uso de cigarros electrónicos, sino al vapeo de sustancias adquiridas en el mercado negro.

“Mientras no se tenga la información completa, no se puede decir que eso lo causó el vapeo o un marciano o que el chico tenía otra enfermedad; hay un vacío de información tan grande que no se puede decir nada y quien diga algo con la información disponible es irresponsable”, aseguró.

Y lo anterior, porque, aun sin concluir con el protocolo que impone la Dirección General de Epidemiología, la Secretaría de Salud de San Luis Potosí, a través de un comunicado, confirmó que la muerte del joven fue “uso de vapeadores o cigarros electrónicos”.

Al respecto, el doctor en Ciencias por la Universidad de Londres, Roberto Sussma, recordó que durante más de 10 años de uso de cigarros electrónicos en varios países de Europa y en Norteamérica nunca se habían reportado muertes súbitas por vapear, pues la actividad se había llevado siempre a cabo con nicotina o líquidos regulados.

“La causa de todas estas enfermedades súbitas es un vapeo con componentes adulterados por el mercado negro y quien no quiera ver eso es porque no tiene ojos en la cabeza”, aseguró.

En ese sentido, advirtió que recientemente algunos vapeadores comenzaron a utilizar sustancias ilícitas que son muy peligrosas para la salud y muestra de ello son los decesos ocurridos en Estados Unidos, en donde el 75 por ciento los pacientes informaron que utilizaron THC (tetrahidrocannabinoide).