Share
Ven banqueros al crédito como un aliado oportuno para el desarrollo

Ven banqueros al crédito como un aliado oportuno para el desarrollo

En entrevista banqueros mexicanos recomiendan a las empresas, gobierno y población en general que consideren el financiamiento como un aliado para el desarrollo de proyectos, a pesar de las posibles turbulencias económicas

 Por Alejandro Durán

A pesar del incremento de 450 puntos base que registra la tasa líder en los últimos dos años y medio, así como la incertidumbre por el proceso electoral y el destino del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es un buen momento para contratar un crédito.

En este sentido, líderes y representantes de las principales instituciones financieras del país, como Ernesto Torres Cantú, director general de CitiBanamex, recuerda que hoy en día el 80% de los créditos hipotecarios, por ejemplo, que otorga la banca comercial son a tasa fija.

Ante ello, el CEO de la tercera institución crediticia del país recomienda a las empresas, gobierno y población en general a apreciar al financiamiento como un aliado para el desarrollo de proyectos, pues descarta enfático que México esté en riesgo de enfrentar una crisis de final de sexenio.

“En términos de fortaleza del banco, somos el mejor calificado por las agencias y la banca en general es de las mejores capitalizadas del planeta, eso le da una solidez enorme al sistema para poder enfrentar estos eventos de coyuntura; son elementos que nos llevan a pensar que el futuro del país es muy bueno”, afirma el directivo.

Fortaleza macroeconómica

Entrevistados por separado, los banqueros coinciden en que el contexto económico actual dista, “por mucho”, de lo que ocurría, por ejemplo, en 1994, cuando el país enfrentaba una salida de capitales, limitadas reservas internacionales, deuda de corto plazo por vencerse, alta inflación y dólar por las nubes.

Marcos Martínez, presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), asegura que hoy la fortaleza de economía mexicana se puede apreciar en la expectativa de que crezca en 2019 cerca de tres por ciento, en reservas internacionales con un saldo cercano a los 200 mil millones de dólares, que sumadas a la Línea de Crédito Flexible (LCF), que tiene abierta México ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) de 88 mil millones, arroja un blindaje cercano a los 300 mil millones de dólares.

“Hubo una serie de eventos que acabaron afectando tanto la economía global como la de México, y algunos factores políticos como el BREXIT y el mismo caso del presidente Donald Trump que han traído un alto grado de incertidumbre, así como la caída del precio del petróleo”, afirmó.

“Y por el contrario -recuerda el presidente de la ABM-, mientras que 2017 iniciaba con un panorama negativo y acabó avanzando todo muy bien, en este 2018 empieza bien, con una expectativa de los analistas tanto de los nacionales como de los extranjeros como nacionales de que el país va a crecer más que el año pasado, con un precio del petróleo bastante mejor que el año pasado; y en ese entorno, esperamos un mejor año para la banca, donde crezcamos un poco más nuestra actividad tanto de crédito como de ahorro y donde avancemos en la bancarización del país”.

El crédito, aliado oportuno

La fortaleza de la economía y la expectativa de que bajen las tasas de interés hacia final de este año o principios del siguiente genera confianza a la banca comercial para sostener que es un buen momento para contratar deuda, ya sea por parte de las empresas, personas físicas o sector público.

Carlos Rojo, director general de Grupo Financiero Interacciones, la institución crediticia especializada en financiar a estados y municipios, invita a los gobiernos subnacionales a fondearse sanamente para continuar con el desarrollo de sus grandes proyectos, como construcción de carreteras, hospitales, escuelas y demás infraestructura pública.

“Las entidades federativas pueden seguir desarrollando su infraestructura sin poner en riesgo la calidad de sus finanzas públicas y en función de eso, yo invitaría a las entidades federativas a acercarse con nosotros y ver como hay fuentes de ingresos que responden, por un lado, al gobierno federal, que a veces no se utilizan y por no utilizarlo se pierde la oportunidad de poner a trabajar ese dinero en beneficio de la población; podemos asesorarlos desde cómo desarrollar un proyecto de infraestructura, en cómo ubicar la viabilidad técnica y financiera del proyecto”, afirmó.

Y en misma tónica, el CEO de Citibanamex, Ernesto Torres Cantú, afirma que también hay importantes oportunidades para las personas en materia de financiamiento, siempre y cuando utilicen el crédito de manera responsable y que el pago mensual de su préstamo no supere el 30% de sus ingresos.

“Entonces mientras no tomes un crédito que supere tu capacidad financiera, pero que te deje la holgura suficiente para atender alguna emergencia o los gastos que todos tenemos, en ese sentido, va a ser una buena decisión ahorita y dentro de un año y hace dos años”, asegura.

Similar posición comparte Luis Robles Miaja, presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer, quien recuerda las oportunidades que arroja la subrogación de créditos que entró en vigor tras la aprobación de la reforma financiera y lo cual permite a un titular de un crédito portar su préstamo a la institución financiera que le otorgue menores tasas de interés, ventaja que adquiere mayores dimensiones, apunta, con la expectativa de que el Banco de México (BANXICO), recorte su tasa líder hacia final de año o principio del siguiente.

 

Conservar lo bueno y arreglar lo malo

La comunidad de los banqueros es autocritica. Saben su oficio. Y el optimismo exacerbado no va con el riesgo de las finanzas. Ante ello, reconocen que el país ha logrado importantes avances, pero arrastra grandes retos.

Luis Robles Miaja, presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer, sin dudar asegura que uno de los grandes aciertos del país en los últimos cinco años es la aprobación del paquete de reformas estructurales, las cuales, afirma, apenas están dando sus primeros frutos.

“La resilencia del país, derivada de las enormes transformaciones que se han realizado en los últimos años, le permitieron al país resistir esos embates externos, sumados a los adecuados manejos de política económica cuyo objetivo central fue eliminar el déficit primario; y el crecimiento del país no es tan malo; fue 2.3% en 2017, que es muy adecuado para las dificultades que enfrentamos”, asegura.

Sin embargo, el líder del principal banco del país no escatima en señalar que la fortaleza al Estado de Derecho y un certero combate a la inseguridad son los grandes pendientes que arrastra el país, punto en donde coincide Ernesto Torres Cantú, su homólogo de CitiBanamex.

“La fortaleza del Estado de Derecho es uno de los pendientes”, afirma.

No obstante, Torres Cantú agrega que otro tema que deberá atender la siguiente administración, sea del color que sea, será la de agilizar la formalización de la economía, pues resulta cuestionable que cerca del 60 % de los trabajadores esté en la informalidad.

Asimismo, destaca la necesidad de que el próximo gobierno promueva y garantice un profundo respeto a las instituciones, bajo la realidad de que cualquier movimiento en otra dirección en esta materia será muy negativo para la economía y sociedad en general.

“El compromiso con el respeto a las instituciones es fundamental; sin las instituciones no construyes una democracia sólida y las instituciones que tenemos nos han costado mucho construirlas y nos parece que es importante comprometerse con las mismas”, afirma.

Bienvenida la alternativa

A menos de dos meses de las elecciones para elegir al próximo presidente de la República, los banqueros afirman que el país está en condiciones para experimentar una alternancia en la Máxima Investidura del país, siempre y cuando se respeten los logros alcanzados hasta el momento, como continuar con la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y la reforma energética.

“Están las instituciones, está todo bien armado, el problema no es el cambio, el problema es qué pase después”, afirma Marcos Martínez, también presidente del Consejo de Administración de Grupo Financiero Santander.

Por su parte, Luis Robles Miaja, de BBVA Bancomer, confía en que el proceso sea una auténtica fiesta democrática, en donde se requiere el compromiso de los distintos sectores sociales y económicos del país para salir adelante.

“Ojalá que no deriven circunstancias poco propicias para las empresas, como pueden ser conflictos postelectorales, en ese sentido hay que darle al árbitro, al Instituto Nacional Electoral (INE), todo el apoyo que requiera”, afirmó.

En ese sentido, su similar de Citibanamex, Ernesto Torres Cantú, destaca la madurez del proceso electoral de México con respecto al de otros países, incluso de la región de Latinoamérica.

“Nuestro proceso electoral, comparado con otras partes del mundo es sólido y cuando digo es que cuando ha habido cambios de gobierno de los últimos 20 años y se ha hecho de manera ordenado dentro de las instituciones y eso es algo que a todos los mexicanos nos debería de dar muchísimo gusto y no es así en algunos países del mundo”, comentó.

Hacia el 5%

Finalmente, los banqueros entrevistados, reflexionan sobre el futuro de la economía mexicana y el entorno para el desarrollo sano de los negocios. Bajo ese contexto, coinciden en que, si bien en este 2018 no se alcanzará la meta prevista hace cinco años de alcanzar un crecimiento de 5% anual con la aprobación de las reformas estructurales por varios factores, sobre todo externos, afirman en que las condiciones están dadas para mantener vigente el objetivo.

En ese sentido, Luis Robles Miaja, de BBVA Bancomer, destaca los 200 mil millones de dólares de inversiones que ya se han comprometido dentro del sector energético, a raíz de la implementación de la reforma correspondiente.

De igual manera, Marcos Martínez, presidente de la ABM, coincide en que es viable alcanzar el 5% de crecimiento promedio anual, siempre y cuando, enfatiza, se respeten los avances y se atiendan los pendientes, como el caso específico de la inseguridad.

“Y con el efecto ya más visible -apunta-, que nos arrojarán las reformas de un crecimiento adicional”.